GLADIUS
La espada romana, el famoso "Gladius Hispaniensis", se inspira como su nombre indica en la espada corta hispana. En diversos momentos historicos fueron apareciendo diferentes modelos que se han catalogado por el nombre del lugar donde se encontraron los restos.

El tipo "MAINZ" más antiguo, tenía una hoja de 50 a 55 cm. de largo por 6,25 a 7,5 cm. de ancho. Mantenía aún la forma de cintura de avispa, es decir, un estrechamiento hacia la mitad de la hoja, y tenía una punta larga. Una variante denominada "FULHAM" tenía también una punta larga pero solo medía 5 cm. de ancho y los lados eran rectos, aunque se ensanchaban ligeramente cerca de la empuñadura. El tipo "POMPEII", más reciente, tenía los lados paralelos y una punta corta, un ancho de 5 cm. y 45 a 55 cm. de largo.

Las hojas eran de dos filos con una sección romboidal o lenticular, sin acanaladuras ni adornos. Algunas estában compuestas por una parte central de acero bajo en carbóno con filos de acero rico en carbono, otras tenían un alma de acero bajo en carbono rodeada de un exterior de acero rico en carbono y otra más estaban compuestas totalmente de acero bajo en carbono. El vástago era un extensión de la hoja, que se proyectaba a través de la empuñadura. La punta estaba remachada sobre una arandela o un clavo decorativo.
La empuñadura estaba hecha de madera, hueso o marfil, y normalmente tenían una placa de latón en el frontal de la guarda, aunque no siempre. Los pomos eran generalmente esféricos, con forma de esfera aplanada, con forma ovoide o incluso simples discos de un cierto grosor unidos a la empuñadura por el borde. Las guardas tenían una forma similar, redondeada u ovalada. Los pomos y guardas de algunas espadas de tipo "POMPEII" eran muy pequeños.

La madera de arce fue utilizada en algunos de los restos encontrados (Bishop y Coulston), pero en general no hay constancia del tipo de madera empleado. La madera de nogal es muy popular por el hermoso contraste con las empuñaduras de hueso, y es bastante correcta, pero maderas más blancas no deben teñirse.

Las partes de madera deben aceitarse con aceite de linaza (el cual se puede mezclar al 50% con trementina). La empuñadura de hueso solía tener una sección exagonal u octogonal.

Durante mucho tiempo se creyó que la espada tipo "MAINZ" era lo que los romanos llamaban "GLADIUS HISPANIENSIS", ya que era la copia de una espada española procedente de la época de las guerras Púnicas. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que el tipo "MAINZ" no fue usado en época tan temprana y que aparentemente no tiene una conexión directa con la espada española, y su parecido no es tan grande como se suponía. Un número creciente de hallazgos demuestran que el gladius hispaniensis medía de 60 a 68 cm. de largo sin incluir la empuñadura, y de 4 a 5,5 cm. de ancho. Algunas hojas se estrechan ligeramente en el centro mientras que otras tienen los lados paralelos. Las puntas varían de 10 a 25 cm. de largo y tienen los lomos redondeados. Desafortunadamente ninguna empuñadura ha sobrevivido, lo que indicaría que probablemente estaban hechas de madera. En el volumen 8 del "Journal of Roman Military Equipment Studies" se puede encontrar toda la información sobre el tema.
Las vainas estaban hechas de madera cubierta de piel fina. Las usadas con espadas de tipo "MAINZ" y "FULHAM" estaban rodeadas por un marco de perfiles de latón o acero, con placas decoradas en el frente, o estaban completamente recubiertas de metal.

Las de tipo "POMPEII" estaban construídas de una forma similar pero los perfiles de los lados no solían extenderse por toda la longitud de la vaina. La decoración de las placas podía estar estampada, perfilada y dibujada con agujeros o recortada y frecuentemente el latón estaba estañado o plateado.

Las vainas se pueden construir a partir de dos piezas de madera de 60 x 10cm. de 6mm. de grosor. Se han de cortar con lados rectos paralelos a una anchura ligeramente superior que la hoja de la espada en su punto más ancho, y una longitud de 2 a 2,5 cm. superior a la de la hoja. Se debe marcar la forma de la hoja centrada en las dos maderas y empezar a vaciarlas. Un taladro con una lija redonda puede servir perfectamente para ello, no es necesario que el acabado sea muy perfecto. A medida que el vaciado progresa, es conveniente probar de juntar las maderas e introducir la hoja de la espada para ajustarlas. Ha de poder moverse sin problemas pero no debe "bailar" demasiado. Una vez vaciadas, las dos mitades se deben encolar y posteriormente rebajar y lijar el exterior para darle la forma convexa. Dado que toda la madera va cubierta por piel o metal, no es imprescindible un buen acabado.

La piel ha de ser fina y de calidad. Si se encola una pieza de piel alrededor de la vaina, uniendola por la parte posterior, no hace falta coser la unión. Si la vaina es para una espada tipo "MAINZ" se pueden dejar dos uniones, una en cada lado ya que quedarán tapadas por el marco de perfiles de latón. Si se han de unir piezas de piel en sentido horizontal, las uniones pueden disimularse si coinciden con las tiras de latón horizontales de suspensión. La piel pueden aceitarse para que tome un tono marronoso, o teñirse de color rojo u otro color apropiado. No es necesario forrar de piel las partes de la vaina que irán cubiertas por placas de metal pero a veces dichas placas tienen motivos decorativos recortados por lo que se verá a través de ellos y esas partes si deberían ir forradas.

Los perfiles de latón tenían a veces nervaduras a lo largo, pero no siempre. Las bandas horizontales que forman bucles para aguantar los anillos de suspensión pueden acabar justo en el borde de la vaina o rodearla completamente. Algunas tenían nervaduras en el frente pero eran planas por detrás.Los lados del marco estaban hechos de latón de 0.375 mm. de grosor en tiras de 18 mm. de ancho. Se deben doblar a lo largo para rodear la vaina, por medio de una varilla o el borde de una pieza de madera de 9mm. Si la pieza de latón no es lo suficientemente larga como para realizar todo el perfil lateral, se puede hacer en diferentes partes utilizando las bandas horizontales para disimular las uniones.

Los perfiles laterales de una vaina tipo "POMPEII" pueden proyectarse más allá de las bandas horizontales y trabajarse para darles una forma de hoja de palmera. Las vainas de gladius hispaniensis originales tenían solo dos bandas horizontales para colgarlas, después se empezó a usar un marco de acero con poca o ninguna decoración.Las bandas horizontales miden 1,25cm. de ancho y las que aguantan las anillas de suspensión deben estar hechas de latón de 0,8 mm. de grosor.

La banda superior puede ser más ancha que las demás. Un ejemplo encontrado en Hod Hills estaba grabada con un círculo de óvalos como decoración. Se puede soldar una placa a la banda superior con una ranura para introducir la hoja a su través. A veces esta placa era mayor que la banda y sobresalía pero no es demasiado conveniente que sea mayor que la guarda de la espada. En la punta de la vaina solían soldar un remate decorativo de latón, similar a los usados a veces en algunos tiradores de cajones o en los ejes de algunas bisagras. Algunos eran simplemente una tira de latón enrrollada alrededor de la punta del marco metálico de la vaina.

Para colgarla se usan anillos de metal de 1,25 a 2,5 cm. de diámetro colocados en las bandas horizontales y soladandolos cerrados para mayor resistencia. Muchos anillos originales eran planos en sección como si hubiesen sido hechos a partir de plancha doblada o cortados de tubo de latón, siendo estos últimos los más resistentes.Los perfiles del marco pueden estar soldados, remachados o clavados. Recordar colocar los anillos de metal antes de fijar las bandas horizontales. El marco de metal de una vaina tipo "MAINZ" es rígida, se puede construir aparte e introducir la vaina de madera después.

Las de tipo "POMPEII" en cambio se deben clavar a la madera de la vaina con pequeños clavos de latón, colocados siempre cerca del borde para no interferir con la introducción de la hoja. Los clavos pueden atravesar totalmente la vaina y ser remachados por detrás, u ocultarse en la madera.

Siempre es preferible copiar un motivo original para decorar las vainas. Las de tipo "POMPEII" suelen tener diseños geométricos y mitológicos recortados o grabados al ácido, mientras que las de tipo "MAINZ" tienen placas recortadas o estampadas en relieve. Siempre se puede empezar con una vaina sin decoración, lo cual es completamente correcto e ir añadiendo motivos decorativos a medida que se disponga de medios y capacidades.

Las espadas se llevaban en el lado derecho, colgando altas de un tahalí de cuero de 1,25 a 2,5 cm. de ancho. Los broches de tahalí que se pueden ver en algunas reconstrucciones modernas son en realidad adornos para harneses de caballos. La vaina tenía cuatro anillos para colgar, en la parte trasera el tahalí se dividía en dos y se cosía a ambos anillos, mientras que en la delantera solo se usa el anillo superior, tanto cosido como por medio de una hebilla. El tahalí podía estar teñido

Una forma más antigua de portar la espada, más común quizás en las de tipo "MAINZ", es colgarla del cinturón, aunque no sabemos con exactitus como se hacía. Implicaría el uso de cortas correas de cuero unidas a los anillos, ya sea formando un lazo o entrecruzándose. Al principio el gladus hispaniense tenía solo dos anillos en la parte trasera de la vaina. Se han hallado restos con pequeñas hebillas unidas a los anillos, lo que sugiere el uso de correas que lo unían al cinturón. Probablemente el uso de cuatro anillos se impuso a finales del siglo I antes de Cristo.

Si se usan dos cinturones, uno de ellos es siempre para la espada y el otro para el puñal, el tahalí solo se puede usar con un cinturón. Sin embargo se puede usar un solo cinturón para llevar espada y puñal, sin tahalí.